Actitud para ser una persona extraordinaria

ACTITUD PARA SER UNA PERSONA EXTRAORDINARIA

¿Qué es la actitud?

La actitud es la mejor predisposición que puede tener una persona ante cualquier tipo de circunstancia, es decir, es el comportamiento que puedes ejercer cuando vas a realizar cualquier tipo de actividad en la vida y de qué manera la vas a enfrentar.

La actitud es la forma de ser o actuar de una persona, donde el comportamiento se deriva de una forma motivacional, ya que se orienta a tomar de una forma mala o buena acciones sobre cualquier cosa.

Cuando una persona ya tiene una predisposición sobre algo en específico, y es tomado por medio de un tipo de comportamiento, que puede ser sobre un hecho social o un sentimiento sobre una persona, se describe como un tipo de actitudes.

Cuando una persona tiene una creencia emocional a favor o en contra de un objeto o una persona definida, se dice que tiene  actitudes hacia estos, pero esta puede variar deacuerdo a la circunstancia, es decir, puede enfrentar esa emoción de una form enérgica, bien sea positiva o negativa.

De forma definitiva y general podemos definir que las actitudes de las personas, es todo aquel tipo de comportamiento que esta toma sobre un determinado hecho o situación, que puede variar como lo apuntado en lo anterior, de una forma enérgica positiva o negativa.

Estudios psicológicos sociales revelan, que las actitudes pueden llegar a constituir elementos importantes para la predicción del comportamiento de una persona, en determinados tipos de situaciones.

Funciones de la actitud

  • Las actitudes nos proporcionan lo que va a significar la vida para todos, es decir, se refiere al conocimiento de un mundo estable y consistente. También nos va a permitir observar lo que probablemente suceda, y así darle un sentido lógico a la vida.

 

  • Otras de las funciones que cumple la actitud, es que nos va ayudar a reestructurar y organizar todo tipo de experiencia, como, por ejemplo, el comportamiento de una persona, cuando es religiosa o fanática de algún equipo deportivo, ya sabemos con qué actitud va a tomar.

 

  • Toda actitud que expresamos, va a enseñar quien realmente somos, de lo que somos capaces, y así reivindicar que tipo de identidad tenemos. Estas actitudes como son parte de nuestra identidad, nos va a definir a ser consciente a través de la expresión de nuestros sentimientos, creencias y valores.

 

  • Si una persona es capaz de aplicar actitudes aceptadas por la sociedad, tendremos la aceptación segura de cualquier persona, sin definir a qué tipo de sociedad pertenece, simplemente será aceptado.

 

  • Es importante saber que cuando no perteneces a un tipo de grupo social, pero tu forma de ser a logrado adaptarse, entonces estamos hablando que has tomado una actitud correcta de adaptación ante la sociedad.

 

  • Por lo general resulta muy positivo, que las personas buscan a otras que tengan su mismo tipo de actitud hacia la vida, ven como la enfrentan de una forma bien definida y positiva, eso ayuda a mantener bien en el alto la autoestima.

 

  • Un ejemplo claro de una actitud bien definida, la podemos extraer cuando un niño es sometido a algún tipo de humillación cuando realiza algún deporte, en estos casos por lo general el niño va a adoptar una actitud totalmente negativa hacia cualquier tipo de deporte.

 

  • Otro ejemplo que también podemos resaltar, se deriva cuando una persona ha sufrido mucho, por la pérdida o derrota de su equipo favorito, tomando una actitud, como, por ejemplo: “sabía que iban a perder de todas maneras”, “no estoy molesto, más bien ya estoy cansado de este deporte”. Este y otros ejemplos son parte de una actitud negativa de una persona.

 

  • En muchos casos las actitudes positivas que manifestamos para nosotros, es como una especie de función protectora, que tiene como objetivo ayudarnos a reservar nuestra imagen, de lo que la gente pueda pensar o decir de nosotros.

 

  • El objetivo principal de estas funciones de las actitudes, es ayudar a las personas a mediar con sus necesidades, es decir, que tipo de actitud vas a tomar deacuerdo a la circunstancia, como, por ejemplo, si son de defensa, expresión o de adaptación.

Ejemplos de una actitud positiva

Por lo general las actitudes pueden generar varios tipos de interpretaciones, pero para estos casos, vamos a citar solo como ejemplos casos comunes de expresiones:

  • “no sé porque, pero la actitud del nuevo técnico del equipo de futbol de la universidad no me gusta nada”

 

  • “si mantienes ese tipo de actitud para abordar ese problema, nunca lo podrás resolver”

 

  • “Carlos cuando supo que tendría un nuevo jefe en la empresa, adoptó una actitud de molestia y de desconfianza”

 

  • “la actitud de confianza que ha generado este nuevo grupo de trabajo, va a aportar buenas motivaciones para la empresa”.

Estas y otros tipos de ejemplos, lo podemos ver a lo largo de las experiencias en nuestra vida, por lo tanto, esto nos da a entender, que dependiendo de la actitud que vayas a tomar con cualquier tipo de circunstancia, será entonces la forma de confianza o no de ser aceptada.

¿Cómo podemos lograr una buena actitud en la vida?

Cuando utilizamos la palabra actitud debemos compararla con el tipo de comportamiento que tiene cada persona para enfrentar algún tipo de dificultad o problema.

Dependiendo de la actitud que tome cada persona, dependerá su estado de ánimo, según las diferentes circunstancias que vayan apareciendo en su vida.

La actitud de manera general es la disposición que tenemos para realizar cualquier cosa en la vida, es decir, que enfoque le vamos a dar a las cosas para que estas salgan bien o mal, como por ejemplo, dependiendo de cómo abarquemos un problema, este se resolverá de una mejor o peor manera.

Tipos de actitud

Existen muchas teorías al respecto, pero en forma personal, la actitud se refleja de dos formas, la primera de disfrutar de forma positiva cualquier circunstancia que aparezcan en la vida y la otra negativa, de forma de comparecerse de uno mismo, porque en su vida han aparecido diferentes problemas que no está dispuesto a enfrentar.

A continuación, puntualizaremos algunos tipos de actitudes:

Actitud positiva:

Son todas aquellas personas que de alguna u otra forma ven el lado positivo de las cosas y siempre mantienen un gran optimismo a pesar de las circunstancias.

Actitud negativa:

Se refiere a las personas, que ven siempre el lado negativo de las cosas, son pesimistas, a pesar que puedan arreglar las cosas de una manera fácil e inteligente.

Actitud proactiva:

La actitud de una persona proactiva es de las mejores, ya que son aquellas que siempre buscan las formas para que las cosas salgan bien, y para eso realizan buenas estrategias de trabajo, con el objetivo que siempre haya la oportunidad de ganar.

Actitud reactiva:

Son aquellas que no buscan como poder resolver el problema por si solas, simplemente esperan tener todo a mano, y que los problemas que tengan que resolver no sean tan complicados, ya que ellos por lo general, si no tiene todos los recursos a manos simplemente le echan la culpa a esa circunstancia.

Actitud emotiva:

Son todas aquellas personas que usan sus emociones de forma positiva, es decir, manifiestan siempre amor, cariño, respeto, honestidad e integridad con las demás personas

Estas han sido algunas de las actitudes más conocidas, pero que engloban a varios tipos de personas y el cómo abordan los problemas y las circunstancias que tiene que enfrentar, según cada actitud.

¿Por qué existen diferentes tipos de actitudes?

Las actitudes se diferencia dependiendo del enfoque que le des a tu vida, según las dificultades que se vayan apareciendo, por lo tanto, si nos levantamos una mañana y tomamos el día de la mejor manera, con mucho positivismos, alegría, sonrisa y se lo vamos expresando con mucha sinceridad a todos los que se encuentran a nuestro alrededor, esto va retroalimentando tus sentimientos y motivaciones para tener un excelente día, pero que pasa si nuestra actitud es de tristeza, rabia, negatividad etc, ten por seguro que estarás sufriendo todo el día, casi todo te saldrá mal y esto se debe sencillamente a la predisposición que obtuviste de negatividad desde muy temprano.

Orientaciones sobre la actitud y emociones

No se puede tomar la actitud como un estado irracional, que todo en la vida es positivo y no existen problemas, porque realmente, la actitud positiva, más bien se enfoca a un estado capaz de abordar cualquier circunstancia, es decir, si en la vida van surgiendo dificultades que en muchas ocasiones son difíciles de resolver, la actitud positiva la tomas desde una parte mental tranquila y enfocada a como dar solución de la mejor manera y no centrase en sí en problema y quedarse enfrascado en esa situación.

Lo importante es que reconozcamos quienes somos, lo que podemos lograr o hacer, lo que tengo, quien soy etc. Mientras que una actitud negativa, basa su vida en quejas, en, no puedo, no se etc. Con ese tipo de estado las limitaciones están a la vista, por lo que confiar en un tipo de persona con ese tipo de estado en contraproducente.

Las personas con actitud positiva, no desaprovechan su tiempo, a pesar de encontrarse con momentos en que no puedan asistir a tiempo a un lugar por cualquier tipo de problema externo, ellos sin lugar a duda y sin perder el tiempo lo aprovechan realizando cosas importantes, adelantando otras que si pueden resolver en el instante y no quedarse pensando en cómo resolveré un problema en un futuro si ni siquiera has llegado.

Así que, si somos de las personas que enfrentamos las dificultades con mucho positivismo y enfoque constructivo, nuestra vida estará basada en resolver cualquier circunstancia de una forma muy relajada, alegre y creativa posible, ya que nuestra mente estará llena de búsqueda de soluciones más no de problemas.

Si ha sido de ayuda y conocimiento comparte este post con tus familiares y amigos en las redes sociales y coméntalo.

6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *