Actitud para ser una mejor persona

¿Cómo podemos lograr tener una buena actitud?

Cuando utilizamos la palabra actitud debemos compararla con el tipo de comportamiento que tiene cada persona para enfrentar algún tipo de dificultad o problema.

Dependiendo de la actitud que tome cada persona, dependerá su estado de ánimo, según las diferentes circunstancias que vayan apareciendo en su vida.

La actitud de manera general es la disposición que tenemos para realizar cualquier cosa en la vida, es decir, que enfoque le vamos a dar a las cosas para que estas salgan bien o mal, como por ejemplo, dependiendo de cómo abarquemos un problema, este se resolverá de una mejor o peor manera.

Tipos de actitud

Existen muchas teorías al respecto, pero en forma personal, la actitud se refleja de dos formas, la primera de disfrutar de forma positiva cualquier circunstancia que aparezcan en la vida y la otra  negativa, de forma de comparecerse de uno mismo, porque en su vida han aparecido diferentes problemas que no está dispuesto a enfrentar.

¿Por qué existen diferentes tipos de actitudes?

Las actitudes se diferencia dependiendo del enfoque que le des a tu vida, según las dificultades que se vayan apareciendo, por lo tanto, si nos levantamos una mañana y tomamos el día de la mejor manera, con mucho positivismos, alegría, sonrisa y se lo vamos expresando con mucha sinceridad a todos los que se encuentran a nuestro alrededor, esto va retroalimentando tus sentimientos y motivaciones para tener un excelente día, pero que pasa si nuestra actitud es de tristeza, rabia, negatividad etc, ten por seguro que estarás sufriendo todo el día, casi todo te saldrá mal y esto se debe sencillamente a la predisposición que obtuviste de negatividad desde muy temprano.

Orientaciones sobre la actitud

No se puede tomar la actitud como un estado irracional, que todo en la vida es positivo y no existen problemas, porque realmente, la actitud positiva, más bien se enfoca a un estado capaz de abordar cualquier circunstancia, es decir, si en la vida van surgiendo dificultades que en muchas ocasiones son difíciles de resolver, la actitud positiva la tomas desde una parte mental tranquila y enfocada a como dar solución de la mejor manera y no centrase en sí en problema y quedarse enfrascado en esa situación.

Lo importante es que reconozcamos quienes somos, lo que podemos lograr o hacer, lo que tengo, quien soy etc. Mientras que una actitud negativa, basa su vida en quejas, en, no puedo, no se etc. Con ese tipo de estado las limitaciones están a la vista, por lo que confiar en un tipo de persona con ese tipo de estado en contraproducente.

Las personas con actitud positiva, no desaprovechan su tiempo, a pesar de encontrarse con momentos en que no puedan asistir a tiempo a un lugar por cualquier tipo de problema externo, ellos sin lugar a duda y sin perder el tiempo lo aprovechan realizando cosas importantes, adelantando otras que si pueden resolver en el instante y no quedarse pensando en cómo resolveré un problema en un futuro si ni siquiera has llegado.

Así que si somos de las personas que enfrentamos las dificultades con mucho positivismo y enfoque constructivo, nuestra vida estará basada en resolver cualquier circunstancia de una forma muy relajada, alegre y creativa posible, ya que nuestra mente estará llena de búsqueda de soluciones más no de problemas.

Comparte este post en las redes sociales y coméntalo.

Compártelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *